SOBRE EL AUTOR:
 
Antonio Morales Méndez nació en Agüimes en 1956. Terminados sus estudios de bachillerato en su Villa natal (primero con los Hnos. de La Salle y posteriormente en el IES “Joaquín Artiles”), se licenció en Geografía e Historia y se especializó en Historia del Arte en la Universidad de la Laguna. Economista de Honor del Colegio de Economistas de Las Palmas por sus realizaciones y proyectos en defensa de un desarrollo sostenible.

Presidente del Cabildo de Gran Canaria en la actualidad, entre 1987 y 2015 fue alcalde de Agüimes por la independiente Agrupación de Electores Roque Aguayro. Fue presidente fundador de la Mancomunidad del Sureste de Gran Canaria. Durante su trayectoria política y de representación institucional, tanto en el ámbito local como en el de la Mancomunidad de municipios a la que pertenece desde 1990, su labor y la de su equipo se han visto reconocidas con diversos premios y distinciones por parte de organismos nacionales e internacionales (FEMP, ONU, Gobierno canario, etc). En los últimos años se ha significado especialmente en la defensa de la implantación de las renovables en Canarias y forma parte de la Plataforma Por Un Nuevo Modelo Energético de Gran Canaria.

También es patrono de la Fundación Renovables, conformada por personas de distintos ámbitos, desde empresas, asociaciones, sindicatos a centros de investigación, organizaciones ecologistas, formaciones políticas, etc., del conjunto del Estado, con un objetivo común: la defensa de un modelo energético basado en fuentes limpias, autóctonas, inagotables y disponibles a coste cero, que ofrece la naturaleza.

Ha publicado cinco libros (“Reflexiones Compartidas”, “Nos Faltan Luces. Reflexiones sobre un nuevo modelo energético”, “Tiempos difíciles. Apuntes para repensar la democracia”, “Energía, Poder y Clima" y "Los caminos de una isla que se llama Gran Canaria") y numerosos artículos en distintos medios de comunicación y revistas especializadas.

 

      

UN IMPULSO A LA GASTRONOMÍA
Escrito por Antonio Morales Méndez   
Viernes, 18 de Mayo de 2018

Gran Canaria será la isla invitada en GastroCanarias 2018. En la presentación de esta Feria, hace pocos días, varios intervinientes reconocieron que nuestra isla vive un momento excepcional en la proyección de nuestros productos y en la creación de iniciativas gastronómicas atractivas y muy relacionadas con los productos locales. Y como muchas veces ocurre, tienen que proclamarlo nuestros visitantes para que nosotros valoremos la importancia del cambio que se está produciendo. Nuestros productos empiezan a ponerse de moda. Solo falta mirar los premios que están cosechando los quesos, los vinos, la miel, o las frutas y comprobar la presencia creciente en nuestros mercados de esta producción local que gana cada día aprecio y demanda.

Esta transformación no se reduce a los cambios gastronómicos, siendo muy importantes. Influye decisivamente en la recuperación de una isla equilibrada, que respeta su medio ambiente, que valora su espacio rural y la necesidad de que quienes nacieron o decidieron vivir en ese entorno, tengan una calidad de vida que les permita asentarse y prosperar. Una gastronomía pujante significa consumo de productos locales, reducir la dependencia del exterior y avanzar hacia la soberanía alimentaria. La recuperación de nuestros paisajes cultivados y atendidos nos hace más atractivos para nuestros visitantes y humedece nuestras medianías y las cumbres previniendo incendios que avanzan donde no hay plantaciones.

Habíamos tocado fondo. Hace pocos años importábamos casi el 96% de lo que consumíamos. La superficie cultivada disminuía cada temporada. Nuestros productos eran barridos del mercado porque no podíamos competir en precios y además había una insuficiente distribución y escaso apoyo para la proyección interior y exterior. No contábamos en las principales ferias gastronómicas. Esta situación tuvo una enorme repercusión entre nuestros paisanos que tuvieron que abandonar sus tareas tradicionales, fueran agrícolas o ganaderas porque no podían subsistir. 

Cuando desde el Cabildo de Gran Canaria decidimos impulsar un proyecto de desarrollo integral que conocemos como ecoisla estábamos pensando en esta realidad. La nueva forma de relacionarnos con nuestro medio natural supone desarrollar cambios en muchas direcciones: recuperar nuestras producciones agrícolas y ganaderas, avanzar hacia la soberanía alimentaria, ser autosuficientes en la producción de agua, impulsar las energías limpias y reducir la dependencia de las energías fósiles, aumentar la superficie arbolada, recuperar nuestro paisaje tradicional.

El uso de alimentos locales y naturales contribuye directamente a estimular y apoyar la actividad agrícola, mejorar el atractivo del destino Gran Canaria, empoderar a la comunidad, generar orgullo y reforzar la identidad de nuestra isla relacionándola con buenas y originales  experiencias gastronómicas. Una gastronomía sostenible crea vínculos entre la tierra, las personas y la comida y da lugar a una experiencia auténtica de cultura local. A mejorar el medio ambiente y la salud.

Pero una gastronomía atractiva, excelente, no se improvisa. Supone impulsos, acuerdos, apoyos, liderazgos muy amplios que relacionen a todos los agentes que intervienen en este proceso complejo. A agricultores, a ganaderos, a pastores, a comerciantes, a restauradores, a hoteleros, a educadores, a investigadores, a empresarios, a trabajadores, a comunicadores, a consumidores, a los artistas y a políticos de todas las administraciones. Es necesaria una red enorme que coincida en conocer, valorar, aprovechar y difundir una gastronomía que supone una riqueza natural que nos hace únicos en la producción, en la elaboración, en la diversidad y por tanto en el placer de compartirla.

Muchos de estos actores nos demandaron que desde el Cabildo de Gran Canaria diéramos un paso al frente y creo que juntos lo hemos dado. En primer lugar establecimos un objetivo común: valorar y apoyar el producto de nuestra tierra y favorecer su difusión a través de todas las consejerías relacionadas con el sector primario, con el turismo, con el comercio y la artesanía, con el medio ambiente, con el desarrollo económico. Reconocer nuestros productos no basta si no facilitamos al mismo tiempo su consumo y su transformación en gastronomía innovadora, atractiva, de calidad.

Y la segunda acción fundamental consistió en dar protagonismo al sector, darles voz, participación y liderazgo porque son los que realmente saben, los que se esfuerzan y exponen su trabajo y sus recursos cada día. Para hacerlo real se han multiplicado los convenios, los programas de apoyo, las ferias y exposiciones donde se muestra lo que cada día se produce. Estoy convencido que la gastronomía de Gran Canaria está de moda y valorada porque desde el agricultor y el ganadero que inician el proceso hasta el comerciante, el cocinero o el empresario que lo distribuyen o lo reutilizan se encuentran respaldados y se sienten parte de un proyecto colectivo muy ilusionante. El Consejo del Sector Primario con 40 organizaciones presentes y la Mesa de la Pesca y la Acuicultura con presencia de todas las cofradías, son una expresión de esta colaboración.

Las iniciativas para caminar en esta dirección están siendo innumerables. El programa GRAN CANARIA ME GUSTA está sirviendo para afianzar la marca y coordinar todos los esfuerzos. Es una estrategia muy útil para aumentar la notoriedad y favorecer la promoción y comercialización de los productos locales, contribuyendo a incrementar y consolidar la presencia del tejido empresarial y productivo insular de los sectores agrícola, ganadero, agroalimentario y pesquero en los principales mercados de ámbito local y regional. Dando respuesta de esta manera a un déficit de atención en la comercialización y promoción de nuestro producto local producido hasta ahora, que se apoya en la variedad de productos y materias primas, en calidad, en actividad, en innovación, en turismo, en imagen internacional y también en actividades industriales, como la desarrollada en bodegas, queserías o almazaras, entre otras industrias agroalimentarias.

Destaco el compromiso de grandes superficies de alimentación señalando nuestros productos con la marca GRAN CANARIA ME GUSTA mediante convenios que propician su conocimiento y su promoción y también muestra la responsabilidad social de empresas radicadas en Gran Canaria que apuestan por lo nuestro: Spar, Alcampo, Makro, Dinosol, El Corte Inglés, Unide, Mercados del Puerto, Mercado Central, de Altavista y Vegueta en Las Palmas de Gran Canaria.

El trabajo de apoyo a la producción local no estaría completo sin la proyección en toda Canarias y en toda España a través de las ferias de promoción como Madrid Fusión,  Alimentaria de Barcelona,  Salón Gourmet de Madrid, GastroCanarias en Tenerife o FEAGA en Fuerteventura.

En este tiempo se consolidan convocatorias como la Feria Insular de Ganado, la Feria Gran Canaria Me Gusta o la colaboración con los Huertos escolares para fomentar el aprecio por nuestros productos desde la escuela. Y surgen con fuerza otras, como la Feria Ecológica con más de 130 expositores en su segunda edición.

Pero además de las grandes convocatorias generales, cada uno de los sectores está teniendo su atención y su proyección. La lista es interminable, pero conviene repasar algunos para comprender la dimensión que tiene este proyecto: apoyo a la Fiesta del Queso en Montaña Alta de Guía, presentación de vinos y acto simbólico del descorche anual, presentación de la Ruta del Vino, Jornadas Gastronómicas entre Corderos y Fogones, promoción del consumo del cabrito, marcaje de todas las carnes que salen del Matadero Insular, con la marca Gran Canaria me Gusta, colaboración en la Feria del Atún de Mogán, realización de catas/concursos anuales de quesos, vinos, miel, aceites y papas, participación en la Ruta Europea del Queso en Moya, participación en la ferias empresariales y de productos de la tierra en los distintos rincones de Gran Canaria, colaboración con la Asamblea anual  de Sumilleres de España, impulso a la utilización de almendros y fresas, a la apicultura. Y así centenares de acciones que proyectan nuestro sector.

Este impulso nos hace crecer como isla sostenible. Y además nos proyecta hacia el exterior. El Patronato de Turismo de Gran Canaria conoce que la gastronomía local es un valor añadido a la experiencia de los turistas durante sus vacaciones. Por este motivo, el Cabildo de Gran Canaria trabajó el año pasado a contrarreloj para lograr formar parte del exclusivo grupo de Saborea España. Uno de los beneficios que aporta la nueva marca de Saborea Gran Canaria es tener la posibilidad de participar en un evento culinario del nivel de Madrid Fusión, en el que Cabildo de Gran Canaria confirmó su apuesta por promocionar la gastronomía de la isla como un elemento original que marca la diferencia frente a otros destinos turísticos. Y lucha con el sector por devolver a la isla las estrellas Michelín que tuvo en su día. Y por situar a nuestros quesos en el mundo con un potente foro internacional  a realizar antes de final de año en conjunción con el área de Soberanía Alimentaria.

Gran Canaria tiene una riqueza natural y gastronómica que puede cambiar nuestras costumbres alimentarias y ayudarnos a avanzar hacia la isla ecosostenible que aspiramos. Esta situación es un síntoma y a la vez una oportunidad para revalorizar la enorme riqueza agrícola, ganadera y pesquera de la que disponemos. Tenemos una gran oportunidad. El Cabildo de Gran Canaria lo tiene como prioridad.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Copyright © 2013. Todos los derechos reservados.
 RSS